Seguridad Alimentaria
Home/Food Service/ Seguridad Alimentaria

Almacenamiento y preparación de los arándanos rojos en su cocina

Los arándanos rojos son sencillos de utilizar en cualquier forma, están disponibles durante todo el año y son fáciles de tener a la mano. Tienen una larga vida útil, minimizando el deterioro y otros costos asociados. Para garantizar prácticas alimenticias seguras, siempre use el procedimiento de almacenamiento First-In-First-Out (FIFO), en el cual se consumen los productos más antiguos primero. En caso de utilizar los arándanos rojos en servicios de alimentación, esta es la información que necesita tener en cuenta sobre la seguridad y preparación del alimento:

Almacenamiento en el refrigerador y congelador:

Refrigera la salsa de arándanos rojos abierta, el jugo y la fruta fresca o descongelada en un recipiente que no sea metálico con tapa, etiqueta y fecha. Guarda los arándanos congelados por un periodo de 18 meses en un congelador de 0°F o menos.

Almacenamiento en las estanterías:

Guarde las latas sin abrir, las botellas de jugo y los arándanos deshidratados en un lugar seco y fresco. No expongas las latas a temperaturas extremas, no almacenes los productos encima de los fogones ni en áreas húmedas.

Arándanos rojos deshidratados:

Vierte directamente en las ensaladas u, otras preparaciones, desde le empaque original que contenga los arándanos deshidratados, esto reduce tiempo de trabajo y costos adicionales. Los arándanos rojos deshidratados no requieren remojo antes de ser utilizados en cualquier receta.

Arándanos rojos frescos o congelados:

No es necesario descongelar los arándanos rojos congelados antes de ser utilizados en las preparaciones. En el momento de cocinar los arándanos, retíralos del fuego en cuanto estallen para mantener una textura firme.

Salsa de arándanos rojos enlatada

Utiliza un paño para limpiar la tapa antes de abrirla y un abrelatas desinfectado. La salsa de arándanos rojos puede ser usada a temperatura ambiente o refrigerada.